Reservas +34 985 50 22 34 o reservas@salinaslonghouse.com

Surf Nicaragua: Olas, selva y pasión

nnnni

Nicaragua, el país mas grande de Centroamérica y el menos poblado, permanece en un discreto segundo plano cuando de elegir los destinos surferos atractivos se trata.

Con la mayor extensión de selva virgen de la zona, un pueblo abierto y hospitalario, kilómetros de costa tanto en el Pacifico como en el Caribe llenos de un potencial de olas extraordinario, precios asequibles para el bolsillo occidental, preciosas ciudades coloniales de las que carecen sus vecinos, como la popular Costa Rica por ejemplo, lagos, volcanes, gastronomía, cultura, historia…

nicccc

Esta perla discreta es nuestro destino durante un mes de viaje, buscando olas y queriendo vivir la experiencia única de su personalidad, su naturaleza y sus gentes.

Granada, a los pies del selvático volcán Mombacho y en las orillas del gran lago Cocibolca, es una deliciosa ciudad colonial con multicolores casas llenas de historia, talleres de tabaco artesanales, terrazas, músicos y poesía. Recién llegados al país, paseamos sus calles empedradas seducidos por la dulzura y la energía que desprende, saludando y siendo saludados por los vecinos que ven pasar la vida sentados en mecedoras a las puertas de sus casonas.

niii

La costa del océano Pacifico nos llama. Alquilamos un 4×4 y cargamos las tablas. Bajamos por buenas carreteras hasta San Juan del Sur, pequeño y único pueblo turístico de esa costa. Allí termina el asfalto y comienzan los mas de doscientos kilómetros de pistas de tierra que bordean la costa pacifica nicaragüense, hasta León, capital colonial del norte.

nicaragua-mapa

El lago Cocibolca es grande, se extiende ocupando una amplia área del país y dejando entre sus aguas y las del océano una delgada franja de tierra. Esa casualidad geográfica es muy importante para los surfistas: provoca vientos térmicos terrales, offshore, durante casi todo el día, casi todo el año.

nnnnnik

Recorremos esas pistas de tierra costeras entre asentamientos de colonos rurales, niños a caballo, ríos desbordados que atravesamos, plantaciones, selva y la omnipresente realidad del Océano a nuestro lado. En Playa Maderas las olas son excelentes, dos picos limpios y peinados de viento, locales amistosos y un pequeño bar restaurante donde comer platos del país y beber unas cervezas nicaraguenses, Toña, bien frías.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

nic1

Los hallazgos surferos se suceden, spots de calidad salpican el dibujo de la costa: El Remanso, Popoyo, Colorado, Poneloya, Aserradores… Todo un paraíso para disfrutarlo con calma, viajando despacio, descubriendo joyas desiertas a la vuelta de cada promontorio rocoso forrado de selva.

niccccc

Tras el surfari, nos adentramos hasta el Rio san Juan, que atraviesa el país desde el Caribe hasta el Lago Cocibolca y que parece ser el próximo objetivo para construir un nuevo canal que una los dos mares, como el de Panamá. El rio es frontera natural de los “Nicas” con sus vecino del sur, los “Ticos” costarricenses. Selva virgen apenas accesible remando en canoa, falta de infraestructuras turísticas, fauna y flora impresionante y la esencia de la aventura te esperan en esa zona.

niiiiiik nnnii OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la isla de Ometepe nos despedimos de Nicaragua con el sabor dulce de su hospitalidad, su naturaleza, sus olas, su sencillez y su alegria para siempre en nuestra memoria. ¡Hasta pronto, Nicaragua!

Texto y fotos, Alvaro Urkiza para el Longhouse.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA ni2